Cómo cuidarnos en invierno, según la Medicina Tradicional China

Un nuevo solsticio, y con él, cambio de estación. A partir hoy, 21 de diciembre, a las 10:44, la luz del día irá aumentando y, por tanto, las noches serán cada vez más cortas hasta llegar a la noche más corta del año,  en el solsticio de verano. De nuevo tenemos ante nosotros la representación cíclica de la naturaleza, noche y día, frío y calor, sueño y vigilia, interiorización y exteriorización.

 

Medicinas antiguas, como la Medicina Tradicional China, saben muy mucho sobre el arte de observar estos ciclos naturales presentes también en nosotros.

Los cambios estacionales nos afectan a los seres humanos. Quizá hayas podido notar en estas últimas semanas que necesitabas dormir más. Si es así, te doy la enhorabuena, pues significa que aún vives conectado con la naturaleza.

 

El Invierno es la época de máxima interiorización de la Naturaleza, la etapa más fría y húmeda del año y por tanto, más Yin. En Medicina China, se dice que es momento de recargar energía a partir del descanso y los buenos alimentos.

 

Los órganos relacionados con esta estación son los Riñones y la Vejiga, ambos pertenecientes al elemento Agua.

 

FUNCIONES DE LOS RIÑONES en Medicina Tradicional China

 

·       LOS RIÑONES REPRESENTAN LA CAPACIDAD DE ALMACENAJE DE LA ENERGÍA, LA FUERZA DE VOLUNTAD Y LA VITALIDAD DEL INDIVIDUO

·         SON LA BASE DE LA ENERGÍA YIN Y YANG DEL CUERPO

·        LA ENERGÍA DE LOS RIÑONES CONTROLA LOS HUESOS, LA MÉDULA, EL CEREBRO, LOS DIENTES, LOS OÍDOS Y LOS ORIFICIOS INFERIORES (URETRA, CONDUCTO ESPERMÁTICO Y ANO)

·         INTERVIENEN EN LA PRODUCCIÓN DE SANGRE

·         ALMACENAN LA ENERGÍA MÁS PROFUNDA, ÍNTIMA Y SUTIL DEL ORGANISMO

 

 

¿CÓMO PODEMOS AYUDAR A NUESTROS RIÑONES Y VEJIGA  A TRAVÉS DE NUESTRA ALIMENTACIÓN?

 

1.       Utilizando cocciones largas (sopas, guisos, horneados, plancha…)

2.      Aumentando la ingesta de alimentos del mar (algas, pescado de profundidades) y alimentos de color negro u oscuros (sésamo negro, algas, lentejas, azukis…)

3.    Preparando caldos con huesos y raíces (zanahoria, nabo, cebollas, ajos, puerros, hinojo, chirivía, remolacha y también col)

4.      Consumiendo gran cantidad de vegetales, sobre todo raíces (extraen la energía más profunda de la tierra para donarla al organismo), pero también: acelgas, apio, calabaza, endivias, escarola, espinacas, brócoli, lombarda, alcachofas...

5.      Utilizando siempre aceites vegetales de primera presión en frío (preferiblemente de oliva virgen extra)

6.  Frutos y frutas secas oscuras: nueces, almendras, avellanas, piñones, orejones, dátiles, higos, ciruelas, pasas…

7.      Cantidad moderada de queso o yogurt de cabra y mantequilla vegetal

8.       Frutas: mandarinas, manzanas, uvas, lichiis…

9.   Usando especias (aportan calor en la comida que contrarrestará el frío externo): ajo, jengibre, mostaza, orégano, pimienta. Siempre con moderación.

10.   Evitando comer crudos y alimentos muy fríos.

 

Además de estos consejos alimenticios, para cuidar la energía de Riñón, evita que tu zona lumbar y tus pies se enfríen, pues el gasto que tu cuerpo debe hacer para mantener estas zonas calientes es enorme.

 

Síntomas como diarrea matutina, ruidos intestinales, pies fríos, dolor lumbar y retrasos en la menstruación (entre otros) son comunes cuando estamos acumulando frío en el cuerpo. En Fisioterapia Holística utilizamos en estos casos Moxibustión, una técnica propia de la Medicina Tradicional China que consiste en la aplicación de calor en puntos de acupuntura para combatir las patologías originadas por frío.

 

¡FELIZ SOLSTICIO Y FELIZ NAVIDAD!

 

 

 

Sara García Cacho

Fundadora de Fisioterapia Holística

1 comentarios

Sudores nocturnos: causas y consejos.

Muchas son las personas que sufren sudores nocturnos, leves o importantes en cuanto a la cantidad de líquido que perdemos, llegando incluso a mojar las sábanas por ello.

 

Es muy común que ésto suceda tras una enfermedad larga, tratamiento de quimioterapia y/o radioterapia. Pero no hace falta tener patologías tan severas para que ciertas personas lleguen a padecerlos.

Según la Medicina Tradicional China, todos los líquidos orgánicos están íntimamente relacionados. La sangre y el sudor tienen el mismo origen, por tanto, la alteración de alguno de ellos influirá directamente sobre el otro.

 

Para la formación de sangre, nuestro organismo  necesita, sobre todo, una alimentación adecuada tanto en cantidad como en calidad. Ayunos prolongados (voluntarios o por enfermedad), una alimentación no equilibrada y poco adaptada a las necesidades del individuo puede hacer que nuestro cuerpo no disponga de los nutrientes suficientes para producir sangre, llegando incluso a estados comúnmente llamados “de anemia”.

 

Puede darse también la posibilidad de que la formación de sangre sea buena pero exista una pérdida de ella por hemorragias. Sangrados menstruales muy abundantes, pérdidas sanguíneas pequeñas pero constantes como en el caso de las colitis ulcerosas o hemorragias graves que necesitan intervención médica de urgencia, todas ellas nos ocasionarán una falta de sangre.

 

Si tenemos una deficiencia de sangre, la persona en primera instancia tendrá dificultad para sudar, pero si este estado se mantiene en el tiempo, la Insuficiencia de sangre evoluciona a un estado más severo denominado por la medicina Tradicional China como Insuficiencia de Yin, y ahora sí aparecerán sudores nocturnos.

 

Si la alimentación es adecuada, y no existen o han existido pérdidas de sangre que puedan explicar los sudores, pero seguimos padeciéndolos, podemos sospechar dos cosas más:

 

  1. Estrés, ansiedad y/o preocupaciones, que hacen que nuestro sistema nervioso consuma muchísima energía, aumentándose los requerimientos nutricionales diarios, que normalmente no pueden ser cubiertos sólo con alimentación, lo que provoca una deficiencia en la producción de sangre.
  2.  Infección microbiana, que provoca una anemia ferropénica (deficiencia de hierro), ya que éstos microorganismo (bacterias, parásitos y virus) se alimentan de hierro, mineral indispensable para la generación de células sanguíneas (en concreto hematíes o glóbulos rojos). Si el hierro que ingerimos se lo “comen” estos microorganismos, no tendremos hierro para generar sangre.

 

Recopilando lo expuesto hasta el momento, las posibles causas de una deficiencia de sangre pueden ser las siguientes:

  • Ayunos prolongados o alimentación inadecuada
  • Pérdidas de sangre
  • Estrés, ansiedad y preocupaciones
  •  Infección microbiana

Y a lo anterior podemos añadir:

  • Trabajar de noche y dormir poco (nuestro organismo consume mucha más energía ya que no seguimos los ritmos biológicos naturales
  • Beber poca cantidad de agua (necesaria para generar líquidos orgánicos. Se estima que el porcentaje de agua en el plasma sanguíneo es del 90%)
  • Ataque externo de calor extremo (produce deshidratación)
  • Sudoración abundante (debido a ejercicio físico o por sauna) sin reposición de líquidos
  • Efectos secundarios a la toma de ciertos fármacos

 

 

Consejos dietéticos que pueden ayudarte:

 

-          Evita el consumo de café, tabaco, ajo, chili, jengibre seco y fresco, canela en rama, vino, orégano, pimienta, tomillo, alcaparras y valeriana. Todos ellos alimentos amargos y de naturaleza tibia o caliente, que secan y debilitan los líquidos orgánicos.

-          Evita el consumo excesivo de sal.

-          Aumenta el consumo de alimentos dulces y de naturaleza neutra o fresca como:

o   Frutas: melocotón , albaricoque, papaya, uvas, ciruelas, dátiles, fresas, moras y frambuesas

o   Infusiones: regaliz, te verde, menta, diente de león, azafrán.

o   Productos del mar: sepia, cangrejo, calamares, pulpo y algas.

o   Verduras y hortalizas: calabaza, zanahoria, lechuga, remolacha, apio, espárragos.

o   Frutos secos y semillas: pipas de girasol, almendras y sésamo (también en crema, como sustitutos de la mantequilla o margarina).

o   Huevos

 

Estos son algunas pautas que, de manera general, pueden mitigar los síntomas y sobre todo evitar su empeoramiento. Ahora bien, lo más importante es descubrir la o las causas que puedan estar ocasionando el trastorno y, en base a ello, elegir el tratamiento adecuado.

 

 

 En nuestro centro, podemos ayudarte a encontrar esas causas gracias a la combinación de la sabiduría y conocimientos de Oriente y Occidente. Siempre bajo el prisma de la terapia integral, holística y natural que nos aporta la Medicina Biorreguladora y la Medicina Tradicional China, sin obviar los datos que nos aportan los estudios científicos.

 

 

Sara García Cacho

Fundadora de Fisioterapia Holística

0 comentarios

Qué es la ira y cómo aprender a controlarla

  La primavera ya está aquí, y con ella la llegada de muchos cambios (luz, temperatura, horarios…) que pueden provocar en nosotros algún desequilibrio en nuestro estado de ánimo. Se altera nuestro organismo, existe un cambio hormonal y puede aparecer una excesiva sensibilidad o irritabilidad. Una emoción muy típica de esta época es la ira, que puede llegar a ser una gran enemiga sino llegamos a aprender ciertas estrategias para controlarla. Es en este caso cuando está en nuestra mano cambiar algunas cosas.

 

¿Qué es la ira y cómo aprender a controlarla?

'La ira jamás carece de motivo, pero raramente tiene 
un buen motivo'.

Benjamin Franklin

 

  La IRA es una emoción básica y universal que puede ir desde un cabreo o molestia leve, a una fuerte reacción de rabia que puede llegar a descontrolarse. Puede provocarnos un deseo irracional de venganza provocado por alguna ofensa real o supuesta, y aunque muchas veces puede ser necesario cabrearse, ya que nos ayuda a provocar un cambio en una situación que no nos agrada, si es demasiado constante e intensa en nuestras vidas, es necesario que tratemos de reducir sus efectos.

 

·         Síntomas físicos que preparan al cuerpo para emitir una respuesta de lucha o de huida para hacer frente a una amenaza percibida (muchas veces innecesaria) y que a largo plazo sobre todo si es muy constante puede perjudicar nuestra salud

-          Aumento del ritmo cardíaco.

-          Aumento de la presión sanguínea.

-          Aumento de los niveles de adrenalina y noradrenalina.

 

·         Repercusiones que puede provocar:

-          Hipertensión.

-          Dolores de cabeza.

-          Depresión.

-          Problemas en el sistema gastrointestinal.

-          Estreñimiento o diarrea.

-          Problemas respiratorios.

 

·         Factores que la provocan:

- Causas externas (cosas que nos pasan o comportamientos de los demás)

- Causas internas (pensamientos, preocupaciones, recuerdos)

    Lo que está claro es que hay personas que tienen mayor tendencia a enfadarse que otras, y que la clave de nuestro equilibrio emocional es ser capaz de disminuir al máximo las cosas que nos cabrean y cambiar la manera de interpretarlas, ya que no es el hecho externo en sí el que nos provoca la ira, sino más bien nuestra forma de reaccionar ante ella.

 

·         Formas de controlarla:

     Existen numerosas estrategias para controlar la ira. Por supuesto, no todas funcionan a todos, por lo tanto cada uno deberá encontrar las que más efecto le provoquen.

 

- Es de gran importancia para todos, para reducir la intensidad de los síntomas físicos, “cortarlos de raíz” y cuanto antes, para que no comience la escalada de la ira, ya que cuanto más tarde se controla más difícil resulta. Habría que identificar los primeros indicios de tensión y en ese momento realizar alguna acción que permita pararlos, por ejemplo contar hasta 100, salirse del lugar donde estamos, hacer ejercicio físico… A algunas personas le puede funcionar escuchar música, mirar la televisión o salir a dar un paseo. Controlar esos primeros momentos son la clave para no explotar.

- Control de la respiración, es muy útil para relajar nuestro sistema nervioso y mantener la calma.

- Técnicas de relajación, tanto para prevenir como para paliar los efectos. 

- Pero el mayor hincapié, según mi punto de vista, y realmente el trabajo más estable de garantía de control de la ira, es el control y cambio de pensamientos. Existen numerosos errores de pensamiento y creencias que tenemos dentro de nosotros que nos hacen ver ciertas situaciones como disparadoras de nuestro enfado y que, realmente, aunque lo sean, no nos beneficia nada esa visión, ya que no sólo no consigue solución, sino que lo único que provoca es cabrearnos más. Es en esos pensamientos dónde tendríamos que realizar el cambio.

     Esos pensamientos son los relacionados con lo siguiente:

           -Tomarse las cosas como algo personal. Ej: ”lo ha hecho a propósito para cabrearme”.

           - Ignorar lo positivo que nos pasa centrándonos en lo negativo sin parar de darle vueltas. Ej: “Se me ha jorobado el día porque se me ha roto la ventanilla del coche”.

           - Pensamiento en blanco y negro. Ej: “Siempre se aprovechan de mí”.

           - Perfeccionismo. Ej: “Todo tiene que salir bien”.

 

    Y creencias tales como: “tengo motivos de sobra como para estar enfadado”, ”si no me enfado exploto”, “soy así”…  realmente no nos ayudan a controlar nuestras emociones.

 

       La solución a ésto es ir creando poco a poco pensamientos más equilibrados y adaptativos y menos dramáticos sobre cada una de las cuestiones que nos enfadan, para que la emoción subyacente a cada uno de ellos no sea tan desproporcionada como la de la ira.

 

    Aún así iremos profundizando más en los siguientes artículos sobre este cambio de pensamientos y cómo se lleva a cabo, ya que ahí radica una de las claves más importantes para nuestra salud emocional.

 

 

 

      La primavera es también una época perfecta para salir más y hacer todas esas cosas que en invierno no se pueden y nos encantan, para estar más contentos, para disfrutar de la naturaleza y del buen tiempo… Yo os animaría desde aquí a reflexionar sobre nuestras emociones descontroladas, identificarlas e intentar poner en práctica pequeños cambios para no dejar que nos gobiernen.  

Y aunque cuesta, y mucho, eso no significa que no valga la pena intentarlo. Porque realmente estar enfadado es tiempo de vida que se pierde de ser disfrutado, y al fin y al cabo, es imposible evitar que ciertas circunstancias, acciones o palabras de los demás, factores externos o imprevistos nos ocurran, pero lo que siempre estará en nuestra mano es nuestra manera de verlo, de interpretarlo, de reaccionar ante ello y sobre todo de darle tanto poder como para que dejemos de lado todo lo bueno que tenemos a nuestro alrededor.

 

Por lo tanto, os animo a disfrutar de cada uno de los pequeños momentos que todos los días de sol que tenemos por delante tienen que ofrecernos, intentando minimizar los efectos de aquellas cosas que pretendan estropeárnoslos.

 

María Illán Simón

Psicóloga de Fisioterapia Holística

8 comentarios

Cómo cuidarnos en primavera, según la Medicina Tradicional China

Primavera, época de florecimiento y expansión, punto de partida a partir del cual la energía empieza a desplegarse y ascender. Las plantas empiezan a brotar y la energía Yang (parte masculina, cálida y luminosa de la naturaleza) empieza a manifestarse.

 

Atrás quedan los días de oscuridad y frío. En la madrugada del 20 de marzo comenzó el resurgimiento de la luz y, con ella, la creatividad, el crecimiento, el desarrollo y la expansión de la naturaleza y el individuo. Buen momento para iniciar planes y proyectos según la cultura del Tao.

 

Los órganos con mayor actividad en esta estación del año son Hígado y Vesícula Biliar. Ambos necesitan espacio y libertad, por lo que cualquier tipo de estancamiento, bloqueo o represión, ya sea física, emocional o mental, impedirá el libre flujo de la energía en estos órganos y las consecuencias serán rabia, enfado y agresividad. 

 

Para romper con el ciclo vicioso de rabia y destrucción, es importante regalarnos a nosotros mismos tiempo para dejar salir nuestra creatividad. Actividades como bailar, pintar, escribir, pasear, contactar con la naturaleza... Al fin y al cabo EXPRESAR y CREAR, utilizando la vía que más nos haga disfrutar.

 

Según la Medicina Tradicional China Hígado tiene las siguientes funciones:

  • ALMACENAR Y REGULAR LA SANGRE CIRCULANTE SEGÚN LAS NECESIDADES DEL ORGANISMO

Hígado es el responsable de que sangre y energía lleguen a todos los órganos y tejidos. En caso de esfuerzo físico, el Hígado envía sangre hacia la periferia. Sin embargo, durante el sueño, vuelve a almacenar de nuevo la sangre para recuperar energía. Durante el flujo menstrual, permite que la sangre baje de forma natural y sin trabas. Si existe un bloqueo en éste órgano podemos tener reglas dolorosas e irregulares, con alteraciones en la cantidad de la sangre menstrual.

  • CONTROLAR EL CRECIMIENTO Y DESARROLLO DEL INDIVIDUO
  • NUTRIR TENDONES, MÚSCULOS, LIGAMENTOS, UÑAS Y OJOS

Todos estos tejidos dependen de la sangre de Hígado; si ésta no es suficiente o existe un bloqueo en su transporte, podemos tener problemas en cualquiera de ellos: calambres, roturas fibrilares, hormigueos, rigidez, cansancio, uñas pálidas, quebradizas y sin brillo, visión borrosa, sequedad o picores oculares.

La deficiencia de sangre de Hígado puede deberse a una nutrición insuficiente o no adecuada para el individuo, exceso de Viento como factor climatológico, o estancamiento de origen emocional y/o mental.

  • ALMACENAR EL "HUN" O ALMA ETÉRICA

La sangre de Hígado enraíza el "HUN" (aspecto Yang del alma que representa la vitalidad espiritual). "HUN" nos da la capacidad de soñar, imaginar, crear y planificar. Si existe una deficiencia de sangre de Hígado puede haber falta de visión y de dirección en la vida y la persona puede tener la sensación de "vagar" sin rumbo. Si lo que existe es un estancamiento, el individuo tendrá pesadillas, sueños inquietos,  sentimientos de frustración y represión. También puede ocurrir al contrario: emociones reprimidas pueden provocar problemas en Hígado y Vesícula Biliar.

 

 

¿CÓMO PODEMOS AYUDAR A HÍGADO Y VESÍCULA BILIAR A TRAVÉS DE NUESTRA ALIMENTACIÓN?

  1. Consumiendo vegetales de hoja verde y tallo como espinacas, acelgas, diente de león, perejil, espárragos, ajos tiernos...
  2. Legumbres como soja verde, guisantes y lentejas verdinas.
  3. Germinados de alfalfa, de soja, de brócoli...
  4. Más algas y pescados blancos; menos carnes y pescados azules.
  5. Utilizar cocciones menos largas y más ligeras que las utilizadas durante el invierno: mejor escaldados, productos poco cocinados o salteados que horneados o potajes.
  6. Consumir frutas de temporada y con ligero sabor ácido como piña, fresas, naranjas, limones, pomelos, tomate, cerezas, grosellas, frambuesas, moras, ciruelas, albaricoques, manzana, pera...
  7. EVITAR alimentos como el café (sustituir por té verde o té de menta), carnes rojas, cordero, charcutería, alcohol, azúcar (mejor miel ecológica), fritos, salsas y grasas saturadas.

 

Espero que os sirva de ayuda.

 

¡Feliz Primavera!

 

 

Sara García Cacho

 

Fundadora de Fisioterapia Holística

 

0 comentarios

Dieta depurativa post-Navidad

Una vez pasadas las vacaciones de Navidad, en las que quizás nos hayamos excedido comiendo y bebiendo, conviene que entre nuestros propósitos de año nuevo incluyamos “hacer una detoxificación” para ayudar a nuestro cuerpo a limpiarse y recuperarse.

 

De igual forma que llevamos nuestro coche de forma periódica al taller para cambiar filtros, aceite… nuestro cuerpo necesita limpiar “sus filtros” de forma regular ya que, en este caso, no se pueden cambiar. El domingo 10 de enero a las 02:30 de la noche tiene lugar la primera luna nueva del año. Es el momento ideal para realizar un ayuno o dieta de detoxificación.

 

Muchos os preguntaréis por qué en luna nueva. No se trata de magia ni esoterismo, se trata de pura física. La Luna atrae el agua que está más próxima a ella, llegando a hacer abombarse la Tierra. Es este abombamiento el que genera las mareas, pareciendo que el océano se retira cuando la luna está más próxima a la Tierra.

 

En luna nueva es donde se produce el mayor desplazamiento de agua (mareas vivas), ya que la Luna se encuentra entre el Sol y la Tierra, de modo que, a la atracción que produce la Luna, se suma también la del Sol. 

El ser humano, como ser viviente en la Tierra, no es un ente aislado al que no le afecten las leyes físicas que rigen el universo. En luna nueva es cuando más volumen de líquido se desplaza, también en nuestro cuerpo.  

 

Una dieta depurativa o un ayuno, persigue sacar fuera del cuerpo el líquido y las toxinas sobrantes. Cualquier momento será beneficioso para hacerlo pero, en luna nueva, esa tendencia del agua presente en la Tierra a desplazarse hacia fuera, hace que el efecto drenante se multiplique en este periodo. Aprovechando que esta primera luna nueva del año ocurrirá en la noche del sábado al domingo, podemos hacer nuestra dieta detoxificante este fin de semana.

 

Conviene tener en cuenta la época del año en la que nos encontramos y el tipo de metabolismo que tiene cada persona. El invierno es la época más fría y húmeda del año, periodo más Yin para la Medicina Tradicional China. No debemos abusar por tanto de alimentos crudos, ensaladas o alimentos recién sacados de la nevera, menos aún por la noche, que puedan enfriar nuestro organismo. De modo que para una detoxificación segura utilizaremos caldos, sopas e infusiones durante el proceso.

 

Además, es siempre aconsejable tomar un suplemento multivitamínico y citrato de magnesio (ambos se pueden encontrar en farmacias y herbolarios) durante los días previos y el mismo fin de semana, para asegurarnos de que el organismo tenga los recursos suficientes para la eliminación de toxinas.

 

RUTINA DE DETOXIFICACIÓN

 

SÁBADO 9 DE ENERO

 

Nada más despertarnos tomaremos un vaso de agua tibia.

  • DESAYUNO: Infusión (no utilizar té o café) con miel ecológica y zumo de medio limón exprimido. Si eres de los que tiene mucha hambre por las mañanas, toma fruta (mandarinas, manzanas, granada, naranjas, kiwi).
  • COMIDA: Crema de verduras de temporada (brócoli, puerros, acelgas, cebollas, apio, alcachofas, zanahorias, calabacín, coliflor, espinaca) con un chorrito de aceite de oliva virgen extra en crudo en el momento de tomar. Puedes comer la cantidad que quieras, no es necesario quedarse con hambre.
  • CENA: Caldo o sopa de verduras de temporada al que añadiremos una cucharada sopera de semillas de lino, un puñado de arroz integral y una cucharadita de cúrcuma (no curry).

 

DOMINGO 10 DE ENERO (mismo proceso que el sábado pero intercambiando la comida y la cena)

 

Nada más despertarnos tomaremos un vaso de agua tibia.

  • DESAYUNO: Infusión (no utilizar té o café) con miel ecológica y zumo de medio limón exprimido. Si eres de los que tiene mucha hambre por las mañanas, toma fruta (mandarinas, manzanas, granada, naranjas, kiwi).
  • COMIDA: Caldo o sopa de verduras de temporada al que añadiremos una cucharada sopera de semillas de lino, un puñado de arroz integral y una cucharadita de cúrcuma (no curry).
  • CENA: Crema de verduras de temporada (brócoli, puerros, acelgas, cebollas, apio, alcachofas, zanahorias, calabacín, coliflor, espinaca) con un chorrito de aceite de oliva virgen extra en crudo en el momento de tomar, y pescado blanco hervido.

Nota: es preferible no ingerir alimentos entre comidas pero, si no aguantas, puedes comer fruta de temporada.

 

 

Si finalmente decides hacer esta detoxificación, ten en cuenta que tu cuerpo estará concentrando sus energías en eliminar toxinas. Bebe abundante agua y no hagas ejercicio físico intenso.

 

Puede ser que, si tu cuerpo está muy saturado, aparezcan síntomas como dolor de cabeza y/o náuseas. Si esto te ocurre, te recomiendo encarecidamente que no detengas el proceso, ya que lo necesitas más que nadie. Puedes aumentar tu ingesta de agua, la dosis de multivitamínico y también la de citrato de magnesio (siempre siguiendo las indicaciones del producto) para ayudar a tu cuerpo a eliminar lo que le sobra.

 

 

¡Feliz 2016!

 

 

Sara García Cacho

Fundadora de Fisioterapia Holística

 

 

 

0 comentarios

¿Qué es la Medicina Biorreguladora?

La Medicina Biorreguladora, también llamada Homotoxicología, es un concepto médico basado en el estudio de los efectos producidos en el ser humano por diversas sustancias patógenas (denominadas “homotoxinas”) y en la utilización de sustancias medicinales en micro- o nano-dosis, para favorecer la autorregulación del organismo humano.

 

La normativa europea y española por la que se rigen, clasifica los medicamentos biorreguladores como medicamentos homeopáticos. Sin embargo, a diferencia de los medicamentos homeopáticos clásicos, en los medicamentos biorreguladores la concentración de principios activos es mayor. Estos medicamentos biorreguladores ayudan, sobre todo, en la detoxificación, inmunomodulación, apoyo celular y orgánico. Sin embargo, sí comparten con los medicamentos homeopáticos el origen de las sustancias, pudiendo ser de origen vegetal, mineral, orgánico o químico, con dosis similares a las de muchas sustancias ya presentes en el organismo (citocinas, hormonas, neurotransmisores…).

 

El organismo humano es un sistema dinámico sumamente complejo, cuya estabilidad (homeostasis) depende de la interacción de los distintos subsistemas que lo componen. Así, para mantenerse dentro de unos límites fisiológicos, la mayor parte de los procesos vitales son controlados por sistemas retroalimentados (p. ej., la liberación de citocinas, hormonas y neurotransmisores, el equilibrio entre linfocitos Th1 y Th2, etc.).

 

Las intervenciones terapéuticas orientadas a influir, inhibir o estimular estos sistemas de autorregulación, respetando siempre el carácter de control biológico de los mismos, se incluyen en el concepto de Medicina Biorreguladora, en la que se integra la Homotoxicología.

La Homotoxicología es una forma característica de abordar al paciente y su enfermedad.

 

CONCEPTO DE ENFERMEDAD SEGÚN LA MEDICINA BIORREGULADORA

 

Las enfermedades, según la medicina biorreguladora, son la expresión de los mecanismos de defensa que posee nuestro organismo para eliminar homotoxinas, ya sean endógenas (producidas por nosotros mismos, como los desechos propios del metabolismo celular) y/o exógenas (toxinas que son generadas fuera de nuestro cuerpo, por ejemplo, la cafeína).

También podríamos definir enfermedad como la aparición de diferentes signos y síntomas cuando el organismo intenta compensar el daño tóxico que ha sufrido con anterioridad.

 

Los síntomas son sólo el resultado de la actividad defensiva frente a la agresión tóxica. Si, por ejemplo, tenemos una inflamación, en Medicina Biorreguladora tenemos que actuar sobre las homotoxinas que la han desencadenado y eso se logra regulando la actividad defensiva. Pero si nos limitamos sólo a suprimir los síntomas, tal y como se haría en medicina convencional, mediante la administración de antiinflamatorios, es como si para hacer desaparecer un iceberg lo empujáramos bajo el agua, esperando de esa forma librarnos de él. En el momento que dejemos de empujar, el iceberg reaparecerá. Éste es un ejemplo gráfico que sirve para explicar las recidivas (recaídas) en medicina convencional. Por esta razón, la supresión de la fiebre en las infecciones virales parecerá eficaz a corto plazo pero, a largo plazo, hará incrementar la carga viral, ya que bajar la temperatura no permite a las citocinas (proteínas generadas por células del sistema inmune que luchan contra el virus) trabajar.

 

El sistema defensivo tiene múltiples recursos de respuesta ante agentes patógenos y cargas tóxicas: inmunológicos, enzimáticos, hormonales, etc. El bloqueo de estos mecanismos de regulación propios del organismo conduce a enfermedades crónicas.

Por poner otro ejemplo, si suprimimos una inflamación que el organismo haya desencadenado para eliminar las toxinas presentes en los tejidos (toxinas tisulares) y sus efectos nocivos, estamos bloqueando un proceso depurativo y, por tanto, perdurarán los efectos de esas toxina; que no sólo se conformarán con dañar la matriz extracelular, sino que acabarán penetrando en el interior de las células y causando un daño mucho más profundo.

 

Nuestro cuerpo es inmensurablemente sabio y toda reacción del sistema inmunitario, en la mayoría de las situaciones, se da en la proporción necesaria para alcanzar los objetivos buscados:

 

• Eliminar las homotoxinas y la interacción negativa de las mismas con la célula y su medio.

• Restaurar la homeostasis.

 

Como resumen y conclusión de lo expuesto, desde el punto de vista de la Homotoxicología, la enfermedad está causada por la reacción del organismo ante la presencia de las toxinas. Lo que identificamos en medicina como síntomas clínicos de una enfermedad es lo que aflora tras la reacción del sistema defensivo ante el ataque. Esto quiere decir que la enfermedad no es sólo la presencia de tales síntomas, sino que éstos deben ser contemplados como la evidencia de que el sistema defensivo ha entrado en funcionamiento.

Por eso, mientras los síntomas clínicos sean afrontados sólo como una amenaza a la calidad de vida del paciente y los tratamientos se dirijan únicamente hacia la supresión de estos síntomas, los resultados sólo serán aparentes y realmente estaremos ignorando las posibilidades terapéuticas para afrontar a largo plazo la curación.

 

 

Un tratamiento biorregulador tiene en cuenta no sólo los síntomas, sino también las homotoxinas implicadas en la aparición de la enfermedad, y se basa en la estimulación del propio sistema defensivo orgánico para que pueda vencer a las causas auténticas de la enfermedad. Será por tanto un tratamiento de regulación, nunca de supresión.

 

 

Sara García Cacho

Fundadora de Fisioterapia Holística

0 comentarios

"Pastillas de la Felicidad"

Esa noche tuve de nuevo un sueño muy extraño. Después de todo lo que había vivido últimamente junto a mis pacientes y en este largo viaje que me había llevado directo a la conexión conmigo mismo, sentía la angustiosa necesidad de compartir con el mundo entero los avances conseguidos. A todas aquellas personas que tenían la mirada triste en el metro, a todos los que se encontraban perdidos, solos, hundidos, a los que caminaban sin rumbo por callejas sin sentido, a los que estaban en una encrucijada, a los que tenían sueños ocultos entre la maleza oscura de los problemas. En resumidas cuentas a TODOS, los que por unos motivos u otros no podía sonreir.

Era muy sencillo, una solución revolucionaria. Habían inventado tras muchas investigaciones enreversadas y complejas, un nuevo fármaco. LAS PASTILLAS DE LA FELICIDAD. Se podían comprar en cualquier farmacia, sin receta médica, todos podían conseguirla. Al fin, el mundo dejaba de ser oscuro para algunos y se tornaba de colores. Un arcoiris permanente, que llegaba hasta los sitios más olvidados del planeta. Había que tomarla una vez al mes y ¡¡¡tarannnnn!!! miles de segundos para disfrutar, miles de minutos de felicidad al alcance de todos y detrás de cada puerta. Nos despedíamos al fin del sufrimiento. Ayyyy que bonito era a veces soñar. Al despertarme aquella mañana, realmente me puse triste, porque sabía que mi sueño no se cumpliría jamás. Pero me fui a correr, y como algún día escuché de un buen sabio, las mejores ideas surgían cuando estabas en movimiento. Empecé a hacer mi propia receta de la felicidad, por supuesto no era tan infalible como aquella pastillita soñada, pero al menos eran unos ingredientes al alcance de la mano de cada uno.  


INGREDIENTES PRINCIPALES:

 

·   Amor, mucho amor: cualquier tipo de amor valía, familiar, amistad, vecinos, compañeros, pareja, personas con las que tenías cualquier tipo de contacto o interacción, en el metro, en el ascensor, en la calle, en las tiendas en el trabajo…Y como arma principal, que abría la puerta a lo demás, estaba la sonrisa…la potente fuerza de la sonrisa. Intenta sonreir por la mañana, intenta sonreir a las circunstancias. Quizás los problemas seguirán estando ahí, pero algunos se evitaran y otros muchos al menos se verán de otro color. Atrévete a romper el círculo de la tristeza. Resístete a la tendencia a actuar de las emociones para cambiarlas, sólo así saldrás de las que no te gustan. Sonríe, sonríe, sonríe y ya verás cómo cuando lo pruebes, no podrás vivir sin ello. Porque te abre puertas y atrae a la energía blanca, la que todos buscamos.

·    Tolerancia y comprensión: no juzgues a los demás, nadie tiene la menor idea de lo que les ha ocurrido o la forma en la que lo han vivido cómo para haberse convertido en la persona qué son. Intenta comprender, intenta ponerte en su lugar, todos necesitamos una oportunidad que nos demuestre que todo es posible, que hay salida. Tiende tu mano, aunque sea mil veces y demuestra que nadie nos obliga a no ser feliz. Qué podemos decidir.

·      Flexibilidad cognitiva: Nada es blanco ni negro, existen millones de posibilidades incluso para las cosas más simples. Las visiones estrechas y rígidas, sólo hacen daño. Sé capaz de aceptar todas las opciones. No tienes que demostrar a nadie que tu verdad es la verdad. Porque, ¿quién sabe cuál es la auténtica? Se capaz de ver el mundo desde millones de perspectivas y el mundo será más interesante para ti. No regales la posibilidad de quedarte siempre a observar la vida desde el mismo sitio. Disfrázate, muévete y cambia de lugar y verás cómo cada día tu mente es más completa y tu mundo más enriquecedor.

·      Autoconocimiento: sólo puedes corregir lo que te pasa, lo que sientes, lo que te falta, los síntomas, los problemas…si te conoces. ¿Cómo vas a cambiar algo que no conoces, algo que se te escapa de las manos? Intenta mirar en tu interior, intenta llegar al fondo, no te quedes en la superficie. Sólo si miras dentro tendrás la respuesta y si tienes la respuesta es más fácil corregir lo que te hace sufrir, en actuar para convertirte en lo que quieres ser.

·    Autoaceptación: quiérete, no te juzgues. Si no te gustas, lucha por cambiar, pero no luches contra ti mismo, porque te hará infeliz para siempre. El pasado pasado está. Muchos, muchísimos problemas, tienen en la base la falta de autoaceptación. Muchas veces no se puede elegir quién fuimos, pero siempre se puede elegir quién seremos.

·   Consciencia: porque no valdría de nada todas las cosas buenas que nos pasaran si no fuésemos lo suficientemente avispados como para percatarnos de ellas, sentirlas, valorarlas, disfrutarlas, en fin, de realmente vivirlas y no solo pasar por ellas de puntillas. Esto también se puede aplicar a lo malo, ¿de qué sirve un sufrimiento si no conseguimos ser plenamente consciente de él y darlo un significado? No te engañes, abre los ojos y sólo al saber lo que ocurre podrás ponerlo remedio. Tapándolo sólo conseguirás hacerlo más pesado. Fíjate en los pequeños momentos, abre tu mente de una vez.

·       Positivismo: llama a la esperanza. Lo que ocurre no lo puedes cambiar, pero sí la manera de verlo. Y si intentas ver las cosas con buenos ojos, las cosas cambiaran. Sólo tú puedes decidir si quieres ver el mundo blanco, negro o de colores. Lo único realmente que puedes controlar en nuestra existencia de incertidumbre es tu actitud. No lo desaproveches, ni te resignes. Todo puede cambiar, si por lo menos lo intentas.

·       Alegría: la alegría llama a la alegría y el positivismo llama a la alegría. Intenta estar contento sin más, sólo tú puedes decidirlo. No hemos venido a esta vida para estar tristes.

·   Ilusión: busca siempre una meta, aunque tengas que investigar en los más profundo de ti para descubrirla, aunque tengas que experimentar mil veces hasta encontrarla, pero búscala sin descanso y estarás salvado, no te conformes, busca y lucha para conseguirlo, de esta forma tu vida tendrá siempre un sentido.

·       Espontaneidad: sé cómo quieras ser, cómo te salga ser, mata los papeles falsos, acéptate y lucha por ser cómo quieres ser, pero no finjas, no sirve de nada engañarte a ti mismo. La espontaneidad te hará libre, las máscaras, sólo hacen daño.

·       Movimientomuévete y el mundo se moverá contigo, si te paras, todo se estancará. Recuerda siempre, que sólo tienes una vida, no desperdicies la oportunidad de usarla bien.

¡¡¡¡¡¡Pero sobre todo, nunca os olvidéis de soñar!!!!!

 

María Illán Simón

Psicóloga de Fisioterapia Holística

0 comentarios

Por qué el estreñimiento puede provocar dolores lumbares

Habéis leído bien. El estreñimiento puede hacer que te duela la espalda, y más concretamente la parte baja de ésta.

Os preguntaréis cómo puede ser ésto posible, ya que casi siempre asociamos nuestros dolores de espalda a contracturas musculares, malas posiciones o sobrecargas.

En este primer post divulgativo voy a intentar explicar la relación entre el estreñimiento y el dolor de espalda, para ir entendiendo cómo el estado de nuestras vísceras repercute de forma directa en nuestro estado físico y la presencia o ausencia de dolores.


Allá vamos:

El colon es un órgano hueco que se encuentra al final del aparato digestivo. Si observamos su posición en el abdomen podríamos compararlo con el marco de un cuadro al que se le ha retirado el lienzo.



Imagina que este marco en realidad es una tubería. Si pudiéramos meternos dentro veríamos que las paredes están tapizadas de un material parecido a la esponja y que, de vez en cuando, encontramos zonas que se meten hacia dentro, provocando estrechamientos en la luz de la tubería. Existen diferencias a lo largo del colon pero, a grandes rasgos, ésto es lo que veríamos si pudiéramos colarnos dentro.



Ahora bien, esta tubería hueca con paredes tapizadas de esponja no está metida en nuestras tripas de cualquier forma. Alguna vez habréis visto en las películas cómo salen las vísceras cuando un personaje sufre algún tipo de “accidente”, como si de un proyectil se tratara. Pues siento deciros que ésto no es posible.


El intestino grueso está fijado fuertemente a la pared posterior (sí, posterior) de la cavidad abdominal por un tejido llamado fascia de Toldt, como podéis ver en la siguiente imagen.



La relación es sencilla, cuanto más contenido tenga la tubería, más tensa está la fascia de Toldt y más fuerza de tracción estamos transmitiendo a las estructuras que están en contacto con ésta, como la musculatura de la zona lumbar. Por tanto, cuanta más materia fecal mantengamos y más tiempo permanezca dentro del intestino, más peso estamos teniendo que soportar y mayor fuerza de tracción transmitimos a las estructuras posteriores.

 

Puede que no te hayas percatado de ello, por eso te invito a que observes si, cuando llevas más días de lo habitual sin ir al baño, sientes molestias lumbares.


Se trata de una cuestión puramente mecánica, aunque también podríamos detenernos en explicar la repercusión a nivel químico que el estreñimiento provoca, creando un entorno pro-inflamatorio. Lo dejaremos para otro artículo.


Cuídate y cuida tu colon.



Sara García Cacho

Fisioterapia Holística

6 comentarios