Acupuntura y Moxibustión


La acupuntura es una rama de la Medicina Tradicional China, que ya se practicaba en épocas remotas. El término (del latín acus, aguja y punctura, punzada), acuñado por los jesuitas misioneros que visitaron la China en el siglo XVII y descubrieron el método, expresa sólo una parte del mismo, que debería llamarse Acupuntura y Moxibustión, o símplemente "Aguja y Moxa" (Tchen-Ziú), de acuerdo con su nombre original.

 

Es un procedimiento terapéutico de ejecución aparentemente sencilla, pues consiste en la inserción de agujas metálicas o en la estimulación calórica de ciertos puntos de la piel. Detrás de esta sencilla operación se oculta, sin embargo, una formidable estructura lógica y una vasta construcción de perspectiva cósmica cuyas partes ajustan entre sí como un mecano de precisión. Es el resultado de la observación del paciente y de la aplicación meticulosa del empirismo metódico, transmitido y acrecentado a través de los milenios.

 

Los puntos que se estimulan son puntos situados en lugares precisos y determinados. Cuando observamos una lámina de acupuntura, vemos que los puntos están unidos entre sí mediante líneas: son los Meridianos. Según los chinos, son vasos (Chings) conductores de la energía Qi.

 

La energía Qi, responsable de la vida y de la salud del organismo, está compuesta en realidad por dos fuerzas iguales y opuestas a la vez: Yin y Yang. Yin y Yang están mezcladas en exactas proporciones, pero variables según el meridiano o la región del cuerpo. Si esa proporción se altera aparece la enfermedad. La salud es el equilibrio energético, la enfermedad, el desequilibrio.