Drenaje Linfático Manual. Método Vodder


El Drenaje Linfático Manual o DLM es una técnica especial de masaje terapéutico en la que las manipulaciones son muy sutiles, no se utilizan cremas y el ritmo es pausado.

Se utiliza una presión muy suave en la dirección adecuada para cada zona y cada paso, y no se fricciona ni resbala sobre la piel. Es un tipo de masaje muy agradable para el paciente y que se utiliza en el tratamiento de multitud de patologías.

 

Dos tercios de nuestro cuerpo están formados por agua, de ahí que sea fácil comprender la gran movilización de líquidos que tiene lugar en nuestro organismo, siendo en el intercambio celular donde reviste mayor importancia.

 

Nutrientes y desechos van y vienen hacia las células, moviéndose en el espacio intersticial o tejido conectivo laxo. La mayor o menor cantidad de líquido que se aloje en los tejidos, favorecerá o perjudicará la correcta nutrición de la célula y, en consecuencia, en la supervivencia de la misma.

Si tenemos en cuenta este aspecto fisiológico tisular, comprenderemos la importancia que el equilibrio de líquidos tiene en todo momento para asegurar un medio sano, propicio y adecuado, en el que todas nuestras células puedan gozar de un entorno favorecedor.

 

El sistema linfático participa en la regulación de este equilibrio, ayuda en el proceso de eliminación de desechos metabólicos, interviene en la respuesta inmunológica y es fuente de purificación y limpieza.

 

Con el DLM actuamos directamente sobre el tejido conectivo laxo y los líquidos que en él se alojan, consiguiendo recuperar su equilibrio:

  • En los casos en lo que esté alterado, regulando su normal funcionamiento.
  • Ante tejidos sanos, potenciando la acción del sistema linfático.

El efecto beneficioso del DLM se observa también a nivel del sistema nervioso neurovegetativo. Debido a las características de su aplicación lenta, monótona y rítmica, lo convierten en la terapia idea en aquellas circunstancias en el que el aumento de la función parasimpática sea de especial importancia.

 

Indicaciones

 

  1. Linfedemas primarios y secundarios: es imprescindible realizar un buen drenaje linfático manual y una buena contención (vendaje y manguito/media de compresión), para reducirlo y contenerlo, ya que es una patología crónica que necesita tratamiento de por vida. 
  2. Edemas de origen traumático: hematomas, rotura de fibras musculares, distensiones y tratamientos post-luxaciones...
  3. Edemas post-quirúrgicos: disminuye la inflamación y el dolor y mejora la cicatrización, disminuyendo el tiempo de recuperación.
  4. Enfermedades reumáticas
  5. Edemas locales del sistema nervioso central y periférico: dolores de cabeza, trastornos auditivos como acúfenos, síndrome de Menière, neuralgia del trigémino y paralisis facial.
  6. Trastornos neurológicos 
  7. Trastornos neurovegetativos: estrés, insomnio...
  8. Trastornos vasculares periféricos: edema venoso postural, varices venosas, edema premenstrual y edema venoso en el embarazo.
  9. Patologías crónicas de las vías respiratorias altas y auditivas: sinusitis, amigdalitis, otitis crónica y otitis serosa, resfriados crónicos y de tipo alérgico.
  10. Trastornos pulmonares: asma, bronquitis crónica.
  11. Dermatología: acné, dermatitis, caída de cabello, eczemas crónicos y de tipo alérgico, escaras por decúbito, úlceras vasculares, quemaduras, queloides.

 

 Terapeuta

  •        Silvia Ligero Amieiro

           (Fisioterapeuta, Experta en Drenaje Linfático y Terapia Miofascial)

 

           Ver currículum

 

 

Tarifas

  • Sesión única: 50€
  • Bono de 6 sesiones: 250€
  • Bono de 12 sesiones: 450€

Pagos en efectivo y con tarjeta.