Medicina Bioreguladora


La Medicina Biorreguladora, también llamada Homotoxicología, es un concepto médico que representa un puente entre la homeopatía y la medicina convencional. Por tanto, no es una medicina alternativa, sino una alternativa dentro de la medicina.

 

La Medicina Biorreguladora está basada en el estudio de los efectos producidos en el ser humano por diversas sustancias patógenas (denominadas “homotoxinas”) y en la utilización de sustancias medicinales en micro- o nano-dosis, para favorecer la autorregulación del organismo humano.

 

Los medicamentos utilizados en la Medicina Biorreguladora, a diferencia de los medicamentos denominados "químicos" que suprimen las vías metabólicas, modulan las respuestas biológicas del organismo sin suprimirlas, lo que les otorga su alta tolerabilidad y su ausencia de efectos secundarios, ayudando, sobre todoen la detoxificación, inmunomodulación, apoyo celular y orgánico.

La normativa europea y española los clasifica como medicamentos homeopáticos. Sin embargo, a diferencia de los medicamentos homeopáticos clásicos, en los medicamentos biorreguladores la concentración de principios activos es mayor. Sin embargo, sí comparten con los medicamentos homeopáticos el origen de las sustancias, pudiendo ser de origen vegetal, mineral, orgánico o químico, con dosis similares a las de muchas sustancias ya presentes en el organismo (citocinas, hormonas, neurotransmisores…).

 

 

Las intervenciones terapéuticas orientadas a influir, inhibir o estimular estos sistemas de autorregulación, respetando siempre el carácter de control biológico de los mismos, se incluyen en el concepto de Medicina Biorreguladora, en la que se integra la Homotoxicología.

La Homotoxicología es una forma característica de abordar al paciente y su enfermedad.

 

 

CONCEPTO DE ENFERMEDAD SEGÚN LA MEDICINA BIORREGULADORA

 

Las enfermedades, según la medicina biorreguladora, son la expresión de los mecanismos de defensa que posee nuestro organismo para eliminar homotoxinas, ya sean endógenas (producidas por nosotros mismos, como los desechos propios del metabolismo celular) y/o exógenas (toxinas que son generadas fuera de nuestro cuerpo, por ejemplo, la cafeína).

También podríamos definir enfermedad como la aparición de diferentes signos y síntomas cuando el organismo intenta compensar el daño tóxico que ha sufrido con anterioridad.

 

Los síntomas son sólo el resultado de la actividad defensiva frente a la agresión tóxica.

 

Nuestro cuerpo es inmensurablemente sabio y toda reacción del sistema inmunitario, en la mayoría de las situaciones, se da en la proporción necesaria para alcanzar los objetivos buscados:

 

• Eliminar las homotoxinas y la interacción negativa de las mismas con la célula y su medio.

• Restaurar la homeostasis.

 

 

Un tratamiento biorregulador tiene en cuenta, no sólo los síntomas sino, también las homotoxinas implicadas en la aparición de la enfermedad, y se basa en la estimulación del propio sistema defensivo orgánico para que pueda vencer a las causas auténticas de la enfermedad. Será por tanto un tratamiento de regulación, nunca de supresión.

 

Tarifas

  • Precio por sesión: 50€. Duración aproximada de hora y cuarto.

 

Terapeuta

 

      Sara García Cacho (Experta en Medicina Biorreguladora, Nutrición Ortomolecular y Fitoterapia)

         

             Ver currículum