Remedio natural de Medicina China para el catarro

Estamos inmersos en los cambios de temperatura. Los saltos de frío y calor traen consigo catarros, mocos y estados de malestar en general. Los remedios naturales de la medicina china son grandes aliados para combatir todo tipo de dolencias, en este caso los catarros, y para ello utiliza ingredientes como el umeboshi y el kuzu.

 

El umeboshi proviene de las ciruelas. Es el jugo que se extrae después de aplicarles un proceso artesanal de secado y prensado. Contiene dos veces más proteínas, minerales y grasas que otras frutas. Calcio, hierro y fósforo son especialmente abundantes en este extracto.

El kuzu es un polvo terroso blanquecino que se obtiene de la raíz de una planta conocida científicamente con el nombre de Pueraria Lobal.

 

Objetivo: el intestino grueso

La mezcla de estos dos productos actúa directamente sobre el intestino y no en el pulmón como parece lo lógico a priori. ¿Curioso verdad? Tiene su explicación.

En medicina china se trabaja primero sobre el órgano pareja del que se quiere tratar y así se le ayuda de forma indirecta. En este caso el objetivo es el intestino grueso, con su estimulación le vamos a echar una mano a los pulmones y les quitamos trabajo.

 

En estados catarrales es muy importante que no haya estreñimiento, sino que ayudemos a la evacuación y aumente el número de deposiciones al día. Así el cuerpo elimina las toxinas y mucosidades que se generan, no se acumulan "basuras" y el proceso de mejora se acorta en el tiempo.

 

 

¿Cómo se prepara?

Se diluye un poquito de kuzu en agua fría, una cucharadita de café es suficiente, y se va calentando poco a poco. Al principio el agua es blanquecina y se irá poniendo transparente, nunca del todo, pero cuando casi lo esté se retira. Se pasa a una taza y se le añade otra cucharadita de la pasta del umeboshi y se remueve para diluirlo.¡Ya está listo para tomar!

 

¿A qué sabe? Pues rico, lo que se dice rico no está. Destaca el sabor de las ciruelas pero con un toque ácido y salado a la vez, es peculiar.

Se recomienda beber dos o tres tazas al día, aunque si sólo se puede tomar una vez por problemas logísticos o de tiempo es mejor hacerlo por las mañanas y en ayunas. Como veis, es un remedio natural y sencillo.

 

Dónde lo compramos y cuánto vale

Podemos encontrar kuzu y umeboshi en herbolarios o supermercados ecológicos. Un ebote de kuzu cuesta alrededor de 6 euros y dura mucho tiempo. Se guarda a temperatura ambiente y no se estropea. El umeboshi tiene un precio aproximado de 8 euros, también dura mucho porque se usa en cantidades muy pequeñas. En este caso hay que conservarlo en el frigorífico, eso si.

 

Mimemos nuestro cuerpo

Lo mejor de este tipo de tratamientos es su origen completamente natural y podemos sustituir los remedios químicos. La química bloquea la respuesta de autocuración del cuerpo, la sintomatología y corta la reacción de regeneración del sistema inmunológico. A la larga, esta carencia puede traer consecuencias.

 

Por no hablar del gran problema que supone el abuso de medicamentos en la actualidad. La ONU debate estos días acerca de la resistencia a los fármacos  y se habla de que, previsiblemente, se cobrará más de 10 millones de vidas en 2050. Una verdadera epidemia.

 

Los remedios no químicos hacen que el proceso natural del organismo se finalice correctamente, ayudan al cuerpo a responder ante una agresión, que el camino de respuesta llegue hasta el final y sea lo menos desagradable posible. Algo molesto va a ser, no nos engañemos, pero no nos cargamos las defensas naturales que  tiene nuestro organismo. Mimemos nuestro cuerpo.

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Cristina Santorio (viernes, 29 septiembre 2017 16:45)

    Muy interesante y toda la razón, la resistencia a antibióticos es un gran problema al que los enfrentamos, la automedicación y el mal uso de medicamentos nos ha llevado a ella. Los remedios naturales son una gran alternativa. Gracias por la información que seguro nos va a ser muy útil en breve.

  • #2

    Fisioterapia Holística (sábado, 30 septiembre 2017 10:37)

    Gracias por tus palabras Cristina.
    Es estupendo compartir opinión y sintonía de vida.
    Esperamos que no tengas que usar este remedio muchas veces, pero cuando lo hagas ¿nos dirás a qué te sabe a ti? Je, je.
    Un saludo.